viernes, 17 de mayo de 2013

Belisario Domínguez, 110 años después


Reclamos en Chiapas.


El 28 de Abril de 1903, el ilustre defensor de la Libertad de Expresión, un Chiapaneco de nombre Belisario Domínguez, pronunciaba el discurso de presentación ante el Senado de la República, sin saber que las palabras que mencionaba, se adelantaban en el tiempo ciento diez años.

El discurso del ilustre Doctor Belisario Domínguez trae a la mente los problemas acumulados que nuestro Estado de Chiapas está viviendo, que nuestras familias están sufriendo; vale la pena recordar algunos párrafos…

Lo mismo que toda la República Mexicana, Chiapas fue, antes del gobierno del General Díaz, teatro de continua guerra. Conociendo desde entonces los inmensos recursos del Estado, los Chiapanecos solían decir: Unos cuantos años de paz nos harían felices.

Vana ilusión.

Se han pasado más de veinte años de una paz octaviana y Chiapas, el riquísimo Estado de Chiapas es tan desgraciado y aún más desgraciado que antes.

Por qué?

Porque ha sido mal administrado.

El inicio de su discurso nos comienza a revelar: De que han servido 110 años? Que visión de futuro han tenido los ciudadanos en estas casi tres generaciones? Acaso no refleja la realidad del Estado de Chiapas?

Ciertamente nuestro Estado se encuentra en problemas sociales, problemas económicos tanto de funcionarios públicos como de la sociedad en general, pero no ha sido por la flojera de la sociedad, de la falta de riqueza en Chiapas, sino más bien, de la falta de gobernantes que desde la protesta de ser candidatos del partido que sea, manifiesten su voluntad y su anhelo de buscar que nuestro Estado salga de su condición actual y pueda promover el desarrollo en bien de los gobernados.

Actualmente hay más de 30 casos de desplazados de las comunidades por intolerancia religiosa, se menciona de acuerdo al informe de la ONU (cifras oficiales), que en total en Chiapas existen más de 500 mil desplazados por diversos conflictos. Si esa es la cifra oficial entonces, cual es la verdadera? Siempre los números oficiales se maquillan, mayormente cuando el organismo de la ONU en San Cristóbal de Las Casas, fue un organismo que tenía como prioridad colocar a Juan Sabines como el Superhéroe de Chiapas.

Más adelante señala, después de hacer referencia de la riqueza de nuestro Estado de Chiapas:

Y sin embargo de poseer tantos elementos de riqueza, Chiapas es uno de los Estados más pobres y más desgraciados de la República, Por qué? Porque en Chiapas no hay caminos, porque no hay escuelas, no hay periódicos, porque los gobernadores en vez de ocuparse del engrandecimiento y prosperidad del país, se dejan cegar por la ambición y sólo se afanan de hacerse ricos a expensas del Estado.

Esa ha sido la triste historia de Chiapas esa es su historia actual.

De los gobernadores que se han ido sucediendo en Chiapas desde que el General Díaz subió al poder, casi ninguno ha hecho nada en provecho del país, pero si todos han sacado de allá mucho dinero.

En ese entonces el Gobernador que estaba siendo acusado de impedir el crecimiento y generar proyectos de bienestar social, Don Rafael Pimentel, también era acusado de perder el interés en el Estado, de buscar solamente sus beneficios propios y dejar a una lado la salud, la educación, los caminos y demás servicios indispensables para “el buen vivir”.

El Doctor Belisario Domínguez hacía un llamado y enérgica petición al que ostentaba el cargo de Presidente de la Republica, el General Don Porfirio Díaz, de “Hacer a los gobernadores, de hoy en adelante, responsables de los actos de su administración…

En estos tiempos, después de 110 años de campañas, elecciones, relevos de gobernadores y pequeñas o grandes revoluciones armadas, tenemos que recuperar el mismo llamado del Doctor Belisario Domínguez pero ahora a nuestra sociedad, reconociendo que los intereses de los gobernantes no son compatibles con los del pueblo, con los de nuestra sociedad que lleva siglos esperando vivir unos cuantos años de paz. La paz no solo es ausencia de guerra, la paz es reflejo de la estabilidad de las familias, cuando en lugar de sufrir y batallar para conseguir el alimento del día a día, podemos tener la oportunidad de ocuparnos en proyectos, en planes, en el futuro de la familia, del pueblo, del Estado, de la Nación.

Ciertamente, el Doctor Belisario Domínguez hablaba, cuando todos callaban envilecidos por el dinero o el terror.

Que ha cambiado ahora? Siguen existiendo hombres y mujeres envilecidos, los hombres y mujeres que prefieren callar y los gobiernos que compran el silencio de los traidores.
 
Quiero recalcar otro párrafo en este importante discurso y tomarlo como propio, párrafo que fue dirigido al entonces gobernador del Estado de Chiapas: "Ojalá pronto podamos decir de usted, comenzó mal, pero continuó muy bien. Entonces yo seré el primero en elogiarlo!".
Tengo esperanza que así sea, que no tardemos mucho en ver las acciones positivas y enérgicas en el buen Gobierno del Estado de Chiapas, aunque hayamos pasado 110 años de sequía. Un discurso que vale la pena leer completo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios serán publicados, los que sean anónimos serán eliminados por respeto a los lectores en tanto no se identifiquen.--