domingo, 24 de agosto de 2014

Quedar bien o hacer el bien?

La lucha por la tolerancia...
 
Letrero en Avellanal
En recorridos por el Estado de Chiapas y Estados vecinos, hemos podido verificar que la lucha por mantener el respeto y tolerancia en las comunidades, es una lucha desigual y pocas veces apoyada por las autoridades locales.
Casos como Cuauhtémoc Cárdenas en Palenque, Nuevo las Tacitas en Ocosingo, José María Morelos y Pavón en Tumbalá, Buenavista Bahuitz de Las Margaritas, Mariano Matamoros de Carranza, por citar algunos de las decenas de problemas en Chiapas, nos dan una referencia de que las autoridades no les interesa mantener estabilidad social, política y religiosa. Algo se esconde, se protege a alguien o simplemente para algunos los funcionarios los Evangélicos no merecen atención. Muchos funcionarios incluyendo algunos que se dicen ser parte de la Iglesia Evangélica siguen en la misma tendencia del Gobierno Sabinista en el que prefieren “quedar bien” con sus superiores olvidando que, si todos los seres humanos no tenemos la vida comprada, mucho menos los políticos son eternos, su presencia es efímera y muy pronto se quedarán con brazos cruzados pudiendo hacer algo para beneficio de los sectores olvidados.
Los tiempos electorales han comenzado, los suspirantes a puestos de elección popular están en su apogeo de negociaciones buscando hacer acuerdos para tener el apoyo de votos y haciendo compromisos que bien sabemos, están muy lejos de ser cumplidos.
Para este tiempo, la gente ha aprendido a cualquiera de las dos cosas: a dar su voto al que le ofrece y entrega “apoyos” o regalitos en estos tiempos, o a comenzar a pensar en acciones más frecuentes en busca de que alguna autoridad mas allá del Estado pueda oírles y atender proponiendo soluciones.
En este Estado que en el año 2010 reportaba una población de 4,796,580 existen  2,796,685 que profesan la religión católica con un 58.30% y el resto que corresponde al 41.69% profesan otra religión siendo la Iglesia Evangélica la predominante (INEGI); si bien es cierto que varios casos han sido resueltos en esta administración, todavía hay una deuda con la Iglesia Evangélica en la que se encuentran decenas de casos que todavía no se han atendido como es debido, lo que ha ocasionado en algunos lugares, desánimo y búsqueda de apoyo al interior de organizaciones de corte político o social.
Lo anterior obviamente es aprovechado por funcionarios que catalogan los problemas de intolerancia religiosa, como problemas políticos, o de corte agrario y en el menor de los casos, como problemas familiares, buscando justificar la falta de atención por parte de las dependencias encargadas del tema religioso y enviando los casos a otras dependencias.
En el país los números no son demasiado alentadores, aunque el porcentaje de la Iglesia Evangélica a nivel nacional desciende abruptamente, no así los casos de Intolerancia por motivos religiosos, encontrando problemas de este tipo en estados como Oaxaca, Guerrero, Michoacán, Puebla, Veracruz, Hidalgo, Jalisco, Nayarit, Sinaloa, Reynosa, Coahuila, Sonora, Baja California, entre otros.
Lo anterior últimamente ha llamado la atención de organismos internacionales a los que la mayoría de los funcionarios y gobiernos, han informado sobre la “irrelevancia” de los problemas de intolerancia religiosa, término utilizado por el reciente informe de los Estados Unidos y que a pesar de ese informe, el  Parlamento Europeo se ha preocupado solicitando información a organismos no gubernamentales sobre el estado que guarda el tema religioso en México de manera general.
Esperemos que ésta preocupación, tenga resultados para los que han estado pasando no solo el problema en sus comunidades, sino también, el problema de la falta de sensibilidad de los funcionarios a los que no les duele el estado actual de las familias que han sido desplazadas o en el menor de los casos permanecen en sus comunidades sin sus derechos de cultivar sus tierras o sin los servicios elementales de agua y luz, derechos humanos que pocos han tomado en cuenta para su defensa.--CoC-- 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios serán publicados, los que sean anónimos serán eliminados por respeto a los lectores en tanto no se identifiquen.--