domingo, 2 de noviembre de 2014

Desfile de la Iglesia Perseguida en Chiapas, México.

Que los funcionarios resuelvan y no nos entretengan.

El pasado 31 de Octubre de 2014, desde las 8.30am se fueron concentrando en una plaza comercial de la Capital de Chiapas en la Ciudad de Tuxtla Gutiérrez, grupos de Evangélicos desplazados de sus comunidades por profesar una fe diferente a la mayoría; algunos de ellos tuvieron que viajar desde las 4 de la mañana, sin embargo el ánimo de que sus problemas terminen los anima a hacer el esfuerzo.
Algunos de los desplazados llevan 5 años fuera de su comunidad, otros menos sin embargo, llevan el mismo tiempo escuchando promesas de funcionarios que siempre los convocan a reuniones tras reuniones sin tener solución alguna, pero la paciencia ha sido una aliada que ha mantenido la fe en los Evangélicos para esperar en el tiempo que "hayan funcionarios que nos resuelvan y no que solamente nos entretengan", señalaron los desplazados.
Al Desfile realizado de manera pacífica por la Avenida Central de la capital Chiapaneca, asistieron un poco más de 1,000 evangélicos de diversos grupos afectados en Chiapas, se dieron cita para hacer pública esta denuncia cantando, elevando oraciones a Dios y mostrando respeto a todos los ciudadanos que fueron testigos de este evento.
Ante la falta de soluciones de parte de los responsables del tema, los afectados estarán frente a Palacio esperando que sea el Gobernador mismo quien los reciba y pueda generarse la solución a la problemática porque según dijeron, desean vivir con respeto y paz en la Comunidad.
Se ha denunciado que de manera sistemática, algunos funcionarios de Gobierno del Estado en diversas regiones han "protegido" a los agresores culpando a los Evangélicos de ser los responsables de los problemas en lugar de hacerles justicia.
"No estamos haciendo nada malo Sr. Gobernador, solamente decidimos mejorar nuestra vida aceptando a Cristo en nuestros corazones para ser mejores personas, no hacemos daño a nadie y pedimos que usted nos reciba para que se pueda garantizar nuestros derechos como ciudadanos y se nos haga justicia" declaró Julia Hernández.
Los Evangélicos mostraron que no son agresivos, que no golpean a nadie, que las marchas son pacíficas "quizá por eso no nos atienden, porque no tapamos carreteras, no quebramos cristales, no quemamos oficinas, no secuestramos vehículos, quizá por eso nos menosprecian los funcionarios" señalaron los Evangélicos afectados.

Su decisión es firme, esperar a que el Gobernador Manuel Velasco Coello les reciba, poco a poco estarán llegando otros grupos para sumarse con la finalidad de que no se sigan acumulando casos sin resolver.
Los de arriba, los funcionarios que aún el mismo día del desfile menospreciaron a los  Evangélicos y trataron de usar a algunos medios de comunicación para desprestigiarlos al puro estilo Sabinista, todavía no se dan cuenta que los de abajo de Palacio de Gobierno, los que están esperando soluciones, tienen más valor, valor para denunciar y valor como personas porque saben que a pesar que las leyes sean de adorno para algunos funcionarios, los que están abajo del Palacio tienen claro su camino y su decisión firme de esperar al Gobernador aunque lleve tiempo. CoC.---------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios serán publicados, los que sean anónimos serán eliminados por respeto a los lectores en tanto no se identifiquen.--