Lo que nos enseña la Iglesia Perseguida

Lo que nos enseña la Iglesia Perseguida.

Restricciones en una Comunidad de Chiapas.
La Iglesia Perseguida tiene muchas cosas que relatarnos, cuando platicamos con ellos nuestro pensamiento es inmediatamente relacionado al sufrimiento, a la pena, a la derrota y pensamos que encontraremos siempre a personas llorando por el sufrimiento.
Sin embargo, lo que aprendemos de ellos es la fe que los ha mantenido firmes a pesar que las autoridades no les hagan caso o tarden en recibirles pensando en que están cansados y renunciarán pronto para aceptar lo que los líderes de las comunidades quieren obligarles a hacer aunque no corresponda a su fe, encontramos que estamos muy equivocados; cristianos animados, fortalecidos, con una visión espiritual mucho más allá de lo que imaginamos.

Los relatos que encontramos son la realidad que viven los evangélicos en muchas comunidades, es importante señalar que no en todas las comunidades son iguales, sin embargo, el fin es el mismo: presionar de diversas formas para que la gente renuncie a su fe, “decomisar” propiedades, despojar de sus pertenencias y en caso extremo, desplazarlos de la Comunidad quedando todos los bienes a disposición de las autoridades ejidales que decidirán más tarde, cómo repartírselos. Para lo anterior no importa que acciones haya que tomar: amenazar, intimidar, golpear, encarcelar, etc.

- “A todos nos avisaron en nuestra casa en el mes de Agosto de 2017 que deberíamos presentarnos en la sala de juntas de la Casa Ejidal, nos citaron en diferentes horarios y no sabíamos quienes fueron llamados a la Comisaría, me citaron a las 12 del día aunque la reunión normalmente es a las 4 de la tarde, no me dijeron el motivo, pensé si tenía algún pendiente pero no, todas mis cooperaciones y trabajos estaban cumplidos. Me recibió un policía, me dijeron que fuera directo a la cárcel, le pregunté porqué y el policía me dijo que tenía yo un problema pero que no sabía bien que era, que por favor entrara a la cárcel eran las órdenes que le habían dado, tal vez sería como una hora. Pasó el tiempo, me sacaron a las 4.30 de la tarde y me llevaron a la oficina, al llegar estaban ya las demás familias evangélicas, no estaba toda la Asamblea solo los representantes que son 38 personas, nos preguntaron que si éramos Evangélicos porque aquí no está permitido, les dijimos que si porque es cierto ahí estamos. -Ustedes saben que hay repartición de ganancias y no les vamos a dar nada, hasta aquí llegaron busquen a ver dónde se van porque aquí ya están desconocidos desde ahorita porque nosotros nos gusta hacer fiesta y ustedes no participan. Sino salen voluntariamente, vamos a decirles a toda la gente y van a venir a tirar sus casas así como están sin que saquen nada, mejor salgan voluntariamente-, fueron las palabras del Comisariado Ejidal. Por acuerdo de éstas autoridades me dijeron que tenía 20 días para sacar mis cosas pero que podía regresar a sacar mi cosecha en enero de 2018, también que es obligación entregar mi certificado de derecho agrario porque a ellos les corresponde de aquí en adelante decidir que hacer con mis tierras y con la casa que es de material porque eso no lo puedo vender ni traspasar, no está permitido para los Evangélicos. Salí a buscar un lugar en donde llevar mis cosas, encontré unos familiares y ahí estoy prestando lugar. No quiero presentar ahorita mi demanda porque la gente entonces no va a permitir que saque mi cosecha y es bastante, después de eso entonces creo que si haré mi demanda porque están actuando con injusticia por no respetar mi derecho a seguir a Jesucristo. Hay otras familias igual que fueron llamadas de la misma manera aunque algunas de ellas no las metieron a la cárcel, pero la sanción es la misma, que deben sacar sus cosas en 20 días y solo pueden regresar por su cosecha, a partir de esta fecha (Agosto), varias familias ya no somos del Ejido, nos desconocen y nos quitaron nuestros certificados de derechos agrarios”. (Testimonio de Manuel N.).

No importando la denominación, el lugar en donde vivimos, debemos siempre tener claro que, cada vez que estemos sentados a la mesa o preparando nuestra cama para dormir y nos moleste que algunos detalles no salgan como pensamos, quizá hay hermanos en la fe que a pesar de las condiciones que están viviendo tiene agradecimiento a Dios por lo que ese día tiene para comer y el lugar en donde dormir aunque por ahora no sea su casa porque está impedido de usarla o entrar a ella.

Otro más en otra Comunidad, dice:Quedamos muy tensas las mujeres porque cuando sucedieron las agresiones la gente nos correteó, habían dos hermanos en la cárcel, a mí me correteraron y tuve que brincar un cerco grande, no sé cómo le hice pero brinqué porque ya me estaban alcanzando, una hermana se quedó tres días con cinco niños cuidando que no eran de ella pero como no se podía salir de una casa a otra, se quedaron ahí y estuvo muy presionada porque la gente del Ejido estaban haciendo guardia cuidando la casa todo el día, no podía salir a comprar nada de comida, hay que salir al patio para ir a la cocina y tenía que salir corriendo para traer algo que hubiera (frutas, tortillas, etc) para regresar a darles a los niños. Los niños en ocasiones lloraban por sus papás, los calmaba la hermana y algunos se dormían, cantaban muy quedito, jugábamos sin hacer ruido y orábamos pidiendo a Dios que nos ayudara; al final pudimos salir porque sacaron de la cárcel a los hermanos con la exigencia que deberían salir de la comunidad inmediatamente. Dejamos nuestra casa grande de material, sacamos algunas cosas, otras pudimos recomendarlas con algunos familiares allá y que no se dieron cuenta las autoridades. Ahora ya agarramos control porque ya estamos afuera libres, nos acordamos más de lo que pasó, damos gracias a Dios que pudimos resistir y estamos orando porque sabemos que sin oración y sin confianza en Dios no podríamos salir adelante”.

Esto es solo fragmentos de los testimonios que próximamente se publicarán, desafortunadamente todavía hay amenazas que pesan sobre ellos.
Al mismo tiempo debemos reconocer el esfuerzo de la Comunidad Cristiana al estar pendiente y proveer de víveres, ropa, calzado y algunos juguetes para los niños ya que el gobierno del Estado de Chiapas que le compete atender éstos casos aunque algunos tienen procesos legales, no ha reaccionado como sería su responsabilidad, más bien, ha dejado al olvido y menospreciando a los afectados esperando que se cansen y dejen de “estar molestando”.
Representantes Iglesia Perseguida
Nos congratulamos que finalmente el proceso iniciado en Marzo de 2016 con la presentación de la iniciativa de Tipificación del delito de Intolerancia Religiosa en el Código Penal Federal por parte del Diputado Hugo Eric Flores Cervantes, ha dado los resultados esperados; este pasado 7 de Diciembre de 2017 el pleno del Senado aprobó la reforma del Art. 149 del Código Penal Federal que establece una sanción de uno a tres años de prisión o de 150 a 300 días de trabajo en favor de la comunidad y hasta 200 días de multa a quien discrimine por causas religiosas o de discapacidad; quizá esto genere pronto la responsabilidad legal de funcionarios, escribiremos en adelante sobre ello.

Muchos de los casos en Chiapas tienen procesos legales en curso, abogados independientes o abogados asociados que han mantenido el interés en salvaguardar los Derechos de Libertad de Credo aportando así mismo su tiempo con la finalidad de no ser gravosos a los afectados sabiendo de sus carencias y necesidades, también mantenemos comunicación permanente con los representantes de las Asociaciones Religiosas respetando su estructura interna.--CoC-Mision 21 Gramos.
_________________

Si deseas ayudar podemos mantener comunicación contigo, escríbenos a chiapas.luis@gmail.com o búscanos en Facebook como “Coordinacion Organizaciones Cristianas” o “Mision 21 Gramos”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Continúa la Intolerancia Religiosa en Chiapas

Persecución Religiosa en México